Después de un intenso periodo de trabajo, el Ayuntamiento de La Laguna presentó su candidatura, a la convocatoria de 2014 de Ciudades de la Ciencia y la Tecnología, que fue elaborada con el apoyo del Cabildo de Tenerife, la Universidad de La Laguna y su Fundación General. La propuesta incluía acciones en distintas líneas estratégicas como el sector de las Nuevas Tecnologías; Economía del Conocimiento y Ciudades Inteligentes; Open Data. Gobierno abierto; Municipio Turístico; Dinamización de los Trámites para la Creación de Empresas; Ciudad Cultural y Deportiva; Recuperación de la Agricultura; Ciudad del Comercio y  la Restauración y el Ocio.

“Quiero darle las gracias al rector, a la Fundación General de la ULL y al Cabildo de Tenerife, con quienes hemos trabajado en un gran proyecto conjunto en el que se elaboró una candidatura que aglutinó a su vez diferentes proyectos que giran en torno a la innovación, la tecnología y la ciencia como principales elementos para el desarrollo”. Con esta frase, el 3 de noviembre de 2014, el que por entonces era el alcalde de San Cristóbal de La Laguna, Fernando Clavijo, anunciaba que el municipio ya era oficialmente una “Ciudad de la Ciencia y la Tecnología”. Lo hizo en una rueda de prensa junto al gerente de la Fundación General de la Universidad de La Laguna y la concejal de Presidencia y Planificación, Blanca Pérez.

Pero no fue hasta el 9 de febrero de 2015, cuando Fernando Clavijo fue hasta Burgos para recibir la distinción de ‘Ciudad de la Ciencia y la Innovación’, en la categoría para urbes de más de 100.000 habitantes. El acto estaba presidido por la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela.050209-Foto_2_Distincion_Ciudades_Ciencia_2014

La distinción de “Ciudad de la Ciencia y la Tecnología” es un premio que el Ministerio de Economía y Competitividad concede a aquellos territorios que apuestan es sus políticas por apostar en sus políticas por acciones de índole científica, tecnológica e innovadora, para obtener así un modelo productivo más sostenible y basado en el conocimiento. Las ciudades españolas que reciben este galardón, pasan a formar parte de la Red INNPULSO, para trabajar conjuntamente con proyectos compartidos, el acceso a mecanismos de financiación exclusivos para la red y la promoción de la ciudad a nivel internacional en acciones relacionadas con la economía del conocimiento.